Monday the 25th - FEMUPROCAN - Hostgator Coupon

Nueva Guinea es un lugar donde se respira aire puro, donde sus mujeres trabajan de sol a sol para llevar el sustento a su hogar, donde llueve casi todo el año, ahorita está soleado al segundo está lloviendo. (escrito en 2013)

En este lugar ubicado a 250 kilómetros de Managua buscando el este del país , allí se encuentra la Unión de cooperativas llamada La Unidad integrada por 90 mujeres agrupadas en cinco cooperativas, las que se dedican a sembrar granos básicos, yuca, musáceas, cacao y ganadería.

Las cinco cooperativas que aglutina la unión “ La Unidad” son “El Porvenir,” “El Paraíso, ” “Los Pinitos.” “Las Maravillas” y “La Flor del Campo." Estas mujeres han sido un bastión importante para la organización de mujeres productoras a las que pertenecen que es la Federación Agropecuaria de Cooperativas de Mujeres Productoras del Campo de Nicaragua (FEMUPROCAN).

Cada una de estas mujeres tiene una historia de luchas, de empeño por sacar adelante a su familia y se han empecinado que organizadas van a tener mejores oportunidades para salir adelante.

Las mujeres debemos unir fuerza para sembrar

Doña Pastora es una mujer de 63 años que pario a seis hijos, tres de ellos varones y tres mujeres ya todos se le fueron y ahora sola batalla en su finca  para sacar a delante la producción. Tiene 6 manzanas de tierra que la compraron cuando estaba vivo su esposo que falleció hace 11 años y ella tuvo que luchar sola para sacar adelante a sus hijos y la finca  que había heredado.

nuevaguinea1Ella decidió unirse a la cooperativa “Los Pinitos” porque organizada es mejor afirma, así que desde hace 10 años ella es mujer de cooperativa. Y desde entonces solo ha tenido beneficios.

El estar cooperada le permitió muchos logros “nos han enseñado a usar la tierra, a producir, a aprender cómo manejar el cultivo y lo que necesita el cultivo. También el acceso a préstamos para trabajar.”

Doña Pastora desde hace seis años con otras tres mujeres de otras cooperativas pero de la misma unión crearon la Red Abono orgánico con el objetivo de unir fuerza para sembrar, formar una familia, para mejorar su nivel de vida. Comenzaron con un proyecto de humus, lo primero que hicieron fue el galerón para poner la crianza de las lombrices para el abono.

Iniciaron con una canoa y a los tres años ya tiene seis canoas de crianza y de donde obtienen cinco sacos de abono cada quince días, que venden a otras cooperativas de la unión y para su consumo. Este fertilizante lo aprendieron a elaborar en una capacitación y la FEMUPROCAN les consiguió los gusanos.

Al inicio tenían cuatro vacas y ahora tiene 12, tres son terneros que pronto los vendaran, también compraron un torete, porque siempre tenían que estar alquilando un toro. Están sembrando una manzana de plátanos y yuca, una para alimento del ganado y en postrera sembraran frijoles.

Las otras socias de la Red son María Luisa González Amador, Modesta González Amador y Analía Arguello. Se reúnen una vez al mes con el fin de evaluar el trabajo y para ver cómo marcha la finca, para el próximo año tiene pensado comprar tierras y ampliar la ganadería.

En este año no han sentido la crisis pues con sus vaquitas ofrecen leche, si nacen terneros los venden, también abono. Doña Pastora dice que ella es costurera y además vende tortillas todos los días por la mañana, cuando no siembra maíz lo compra para su elaboración.

Corazón de emprendedora

Guadalupe Amador Núñez, una guapa Morena de 33 años, soltera y con compromiso, independiente, heredera de 10 manzanas de tierra que las trabaja con un hermano en sociedad es la tesorera de la cooperativa el “Paraíso” también pertenece a la Unión de cooperativas La Unidad. En esta cooperativa hay 10 sociasnuevaguinea2 que trabajan para sacar adelante a su familia.

Lupita, como le dicen la mayoría de los que la conocen, se siente orgullosa de ser mujer y de luchar por las reivindicaciones de las mujeres productoras, lo que considera una profesión ya que ella tiene otra y es Ingeniera Agroforestal de la URRACAN. Profesión en la que trabajo tres años como técnica, pero después regreso a su primera profesión y lo dice con orgullo, “soy productora con corazón de Emprendedora.”

Hace 10 años que está organizada en la cooperativa  y fue gracias a una invitación que le llego, fue la reunión y les gusto, “estamos  las mujeres que nos destacamos  en la producción, valió la pena, he sobrevivido, he tomado experiencia y desenvolvimiento.”

Las cooperativas nos capacitan con diferentes temas y salimos adelante, en la FEMUPROCAN nos han enseñado la cadena de valores, a comercializar raíces y tubérculos. “Tengo liderazgo y soy reconocida, en 10 años ya se han ganado un lugar y las llaman para actividades y capacitaciones como la de abono orgánico, uso y manejo de equipo y la preparación de los biofertilizantes, este último lo elabora para su finca, del material de desecho.”

Los principales productos que produce son la yuca y quequisque, maíz y frijol, como su finca no está alejada de la carreta vende su producción de yuca en planta. Desde que está organizada “ha mejorado su nivel de vida económico por la unidad y el trabajo unido. Todas siembran en la misma fecha y ofertan en la misma fecha.”

Sueña con tener su familia, su casa propia, ya tiene elaborado su diseño de la casa, cada año se propone metas “y sino las cumplo las dejo para el próximo, no siempre se cumple el 100 por ciento, me frustro sino la cumplo y después digo que lo voy a lograr pidiéndole a Dios,” afirma Lupita.

No todas las socias tienen tierras. Algunas las alquilan y por esa razón no tienen derecho a crédito. “La vida es una lucha, debemos luchar por nuestros derechos, esto no significa que no podamos salir adelante y esto no dificulta el alquiler y que ahorremos y después podamos comprar tierra, hay que saberlo aprovechar,” expresó Lupita.

“En mi finca camino con una gorra, pantalón, camisa manga larga y zapatos de amarrar me visto cómoda para el trabajo, en la ciudad y las reuniones uso los tacones, Soy independiente y cuando me case tendré un lugar junto a mi esposo, con la claridad de mi papel como mujer productora.”

La importancia de estar unidas

Otra socia de la cooperativa “El Paraíso,” la productora Karla Vanesa Mendoza Galeano, es una joven de 23 años con dos hijos y un compañero. Ella vive en la colonia Rio de la Plata, trabaja en dos manzanas las que alquila a 1500 córdobas cada manzana en donde siembra maíz y frijoles, los que alterna para no maltratar la tierra.

nuevaguinea3Este año piensa sacar 25 quintales de fríjol por cada manzana, es una buena cosecha afirma y eso a pesar del clima que no esta tan buena, hay días seco y otro con mucha lluvia. Su compañero le ayuda a levantar la cosecha y hay épocas que paga mozos para que le ayuden.

Tiene cuatro años de estar organizada en la cooperativa y fue por una casualidad de la vida su suegra le pidió que la acompañara a una reunión de la FEMUPROCAN y en esa reunión hablaron de buscar nuevas socias y vio la oportunidad y se afilio. Era una fiesta de aniversario de la organización y no se ha arrepentido de la sociedad.

Las mujeres de Nueva Guinea que están organizadas en la Unión de Cooperativa “La Unidad” reconocen la importancia de estar unidas. Han logrado títulos de propiedad. Han trabajado con la FAO en el manejo de las semillas de frijol de Apante, se han destacado en liderazgo desde sus cooperativas y algunas son candidatas a concejales. Han desarrollaron un proceso de alfabetización y hubo una que después de aprender quiso devolver lo aprendido y se volvió alfabetizadora, hay compañeras que han llegado a la Universidad.

Las luchas de las mujeres rurales de Nueva Guinea han sido dura, ahora tiene sus logros y van por más. Esta es la historia de algunas de esas 90 mujeres que son un bastión de lucha en la organización de mujeres FEMUPROCAN que a sus 15 años tiene mucho que contar de esas luchas de mujeres solas o acompañadas que han sacado adelante a su familia y por ende a Nicaragua con su pequeños aporte económicos a la sociedad.

 

Femulogo

FEMUPROCAN

 Promovemos el empoderamiento integral de las mujeres productoras del campo, organizadas en cooperativas, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo

 

abajo 1000 673