Tuesday the 23rd - FEMUPROCAN - Hostgator Coupon

IMG 5203Adilia del Socorro Vega Vega necesitó un momento de contemplación cuando le preguntó a ella sobre cuáles son los cambios que han sucedido desde el inicio de su trabajo con FEMUPROCAN. No es porque no habían cambios en esos años, sino que habían sido tantos que Adilia tiene que tomar el tiempo de pensar cómo debería empezar.

Las letrinas, por ejemplo. Cuando la cooperativa Mujeres Productoras de Rio Blanco, Nicaragua, nació en 1993, nadie de las socias tuvo letrinas en las casas. Ahora, hay 60 miembras y todas los tienen. En esa época no existía un entendimiento sobre cómo utilizar la tierra para mejorar la economía de la familia, ni viviendas dignas, ni el sentido entre las mujeres que ellas fuesen gente con poder que juntos puedan cambiar el mundo.

“Ahora, preparamos nuestros hijos y nosotras propias también para educación. Ocupamos cargos al nivel de municipalidad, y participamos en proyectos de desarrollo en el municipio,” dice Adilia, la presidenta de la cooperativa y una de las fundadoras de FEMUPROCAN (Federación Agropecuaria de Cooperativas de Mujeres Productoras del Campo de Nicaragua). “No hay miedo nada más para hablar en público y compartir nuestras opiniones. A veces hablamos mal, a veces hablamos bien, pero por lo menos, hablamos.”

Por el trabajo cooperativo, las mujeres han tenido la oportunidad de aprender unas de otras: Como cuidar el ambiente por el uso de prácticas agrícolas que no usan químicos; como diversificar los huertos y entonces tienen más alimentación para la familia y más productos deseables para vender; como utilizar semilla criolla para asegurar que en el año próximo, habrá semilla buena y gratis para otra siembra.

“Estamos bien organizados ahora,” añadió Adilia. “Ya sean en el trabajo o económicamente, en un nivel regional, nacional o internacional, logramos tener apoyo de las mujeres.”

Un grupo de 15 mujeres productoras en Rio Blanco ha empezado algún trabajo con las plantas tradicionales y medicinales. Otras han empezado un proyecto de vacas, lo que proporciona el préstamo de una vaca para que más mujeres y sus familias le pueden alimentar por los productos de leche. La cooperativa tiene un nuevo acopio de granos básicos que

beneficia a todas las socias, y ha iniciado un proyecto que involucra a 95 mujeres de Rio Blanco en actividades económicas como costura, repostería, y la preparación de comida para vender en comedores.

Otro proyecto que empezó hace 2 años es cacao, que no solo tiene mucha potencial económicamente sino beneficia de un sistema agro-forestal que permiten que la familia disfrute de la cosecha de otras frutales que están plantado alrededor los arboles de cacao. Hay 10 miembras de la cooperativa que son participantes en el proyecto, y otras que Adilia las describe como “pre-socias.”

“¿Para que cacao? No hay muchos problemas por plagas, y los ingresos son seguros,” dice Adilia. “Las manzanas donde hay cacao también producen guineo, yuca, plátano, todo. Es un proyecto del futuro. Como mujeres cooperativas, trabajamos en solidaridad hacia el futuro.”

Femulogo

FEMUPROCAN

 Promovemos el empoderamiento integral de las mujeres productoras del campo, organizadas en cooperativas, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo

 

abajo 1000 673