Tuesday the 21st - FEMUPROCAN - Hostgator Coupon

luchacontraculturamachistaEl nacimiento de FEMUPROCAN tiene una historia larga que inicio en los años 80, una época de muchos cambios, nuevas esperanzas y mucha lucha en Nicaragua.

Los sueños fueron grandes en particular para mujeres, que todavía tuvieron identidades escondidas en la sombra de las obras de hombres. Este articulo cuenta con los extractos e información del libro de 2006 titulado “FEMUPROCAN: Una Historia de Luchas y Retos.”

Con la mirada de hoy, las fundadoras de FEMUPROCAN señalan que la lucha por la autonomía, propiamente tal, comenzó desde 1984, cuando tomaron la decisión de conformar la Brigada María Castil Blanco. Consideran que fue la “punta de lanza,” que permitió la creación de la Sección de la Mujer, que no existía a nivel de la Unión Nacional de Agricultores y Ganadores en Nicaragua (UNAG), mientras que en los otros gremios y sindicatos, como la Asociación de Trabajadores del Camp, ya se habían creado, las Secretarias de la Mujer. Martha Heriberta Valle, promotora de la iniciativa (y luego la presidenta de FEMUPROCAN) explica el sentido de la Brigada y los objetivos que se propusieron en aquel entonces:

“Fue duro y difícil conformar esa brigada. Tuvimos que vencer mil obstáculos, los compañeros consideraron desde un inicio que era un proyecto inviable. Pero se logró hacer conciencia en muchos de ellos, algunos se quedaron a cargo de sus hogares para que las compañeras pudieran movilizarse…otros no pudieron aceptarlo…y entonces las compañeras se vinieron con sus hijos e hijas a cuestas. Emprendíamos esta experiencia con el fin de fortalecernos como mujeres, de potenciar las líderes de base, de mostrar ante el gremio de lo que éramos capaces de hacer como sección. De que éramos una fuerza que seguiría luchando por hacer valor el principio de la igualdad de derechos, en el plano económico, gremial, político y familiar.” (Faune 1998).

La Movilización

La Brigada María Castil movilizó por 2 años consecutivos a las mujeres a los cortes de café y cosecha de otros cultivos. En 1986, 45 mujeres se movilizaron durante 40 días, y en 1987, más de 500 mujeres. Aunque su tarea inicial fue la de participar en la cosecha, su objetivo principal fue crear un espacio de solidaridad entre las mujeres campesinas a partir de la vivencia y del intercambio de experiencias.

Como resultado de la acción de la brigada, surgió la motivación de hacer la sección. Pero eso llevo a nuevos debates a lo interno del gremio y de las propiaspataste mujeres afiliadas a la UNAG. Algunas señalaban que no se podía hacer una sección porque eso era pedir “mucho poder.” Otras planearon mejor hacer un departamento de la mujer. Sin embargo, la creación de la Sección de la mujer se oficializo por resolución del Primer Congreso en 1986.

Con la creación de la sección surgieron nuevas aprehensiones en la dirigencia masculina, en torno a las posibles vinculaciones de la sección con el movimiento de mujeres. Una entrevista realizada en ese periodo al Vice Presidente de UNAG evidencia de forma clara la posición del gremio y los temores por las posibles consecuencias que pudiera traer dicha vinculación:

“Creamos la Sección de la Mujer con el objetivo de que fuera la instancia que trabajara en función de organizar las líneas y tareas hacia las campesinas, muy claros de que la idea no era crear a lo interno un movimiento de mujeres separado de la organización, puesto que como gremio, somos una unión de hombres y mujeres que tenemos que luchar por los intereses de todos los productores y no por intereses particulares de ningún sector.” (Faune 1987)

Aunque no formula un plan de acción ni establece metas concretas, la sección centra su accionar en:

  • Demandar el acceso de las mujeres a la tierra
  • Visibilizar el papel productivo de las mujeres, con el objetivo de aumentar el número de mujeres socias de cooperativas
  • Demandar al estado la mejora de las condiciones de vida de la mujer, para facilitar su integración y participación
  • Plantear ante el gremio la necesidad de incorporar mujeres en las directivas de las cooperativas, en las Juntas Directivas Regionales de UNAG, y en los Consejos Zonales.

Encuentro inicia una nueva etapa

La realización del Primer Encuentro de Dirigentes Campesinas en febrero 1989 – una iniciativa que surge de la experiencia de la Brigada María Castil – abre una nueva etapa. La sección amplía su base social puesto que se convoca a mujeres líderes campesinas, pequeñas productoras, afiliadas y no afiliadas a UNAG. Por primera vez en la historia del país, mujeres campesinas y pequeñas productoras discuten sobre su problemática logrando definir una Plataforma de Lucha común. Los 9 puntos aprobados abarcan además de la demandas de tierra, capacitación, sanción a la violencia intrafamiliar, y defensa de los derechos humanos de las madres con hijos en la “contra,” entre otros.

Con la formulación de su primera estrategia, la sección inicia el tránsito a una nueva etapa que estará marcada por la búsqueda de un desarrollo más autónomo, tendiente a promover la organización de las mujeres en su carácter de productoras, reivindicando la igualdad de derechos y oportunidades en el plano social, económico y político.

Los ’90 fueron anos muy difíciles. El desempleo agrícola, la falta de crédito pauperiza al campesinado y presiona hacia la migración masiva ilegal a Costa Rica. El surgimiento de nuevos grupos de rearmados que se alzan ante el incumplimiento de los compromisos del gobierno con sus demandas de tierra, crédito y reasentamiento. Pero a pesar de este difícil entorno socio-económico y político que afecta de manera particular a las mujeres, la sección encontrara condiciones favorables para impulsar su iniciativa, debido a:

  • La emergencia de un movimiento de mujeres de nuevo tipo - autónomo, muy pujante y beligerante en colocar en la agenda pública los problemas más agudos que afectan a las mujeres y sus reivindicaciones en materia de equidad de genero
  • Al rol activo que asume el Instituto Nicaragüense de la Mujer, a partir de la promulgación de la Ley Orgánica, en materia de institucionalización del tema género en las instancias formuladoras de las políticas públicas y sectoriales
  • A la presión que mantendrán las agencias de cooperación sobre el gremio, para que los planes y proyectos financiados atiendan la problemática de mujer y género.

taller incidencia 3La estrategia posibilito el tránsito de la sección de un enfoque de tipo asistencial/social a un enfoque que promueve la organización de las mujeres en su carácter de productoras y no únicamente como beneficiarias de proyectos o mini-proyectos marínales a las actividades agropecuarias como había sido la tendencia predominante. Desde esta nueva óptica los esfuerzos se concentraran en:

Promover e impulsar acciones y proyectos que potencien el papel y contribución de las mujeres en las como unidades de producción campesina de granos básicos; pequeñas y medianas unidades de producción; procesamiento de productos derivados de la finca; cooperativas agropecuarias; y en la generación de ingreso familiar;
Asegurar el acceso de las mujeres a los recursos productivos – tierra, crédito – como condición para alcanzar la independencia económica
En 1992 el total de mujeres organizadas por la sección y afiliadas a UNAG supera las 12,000 mujeres y en 1997 llego a 17,423. El proceso de organización económica de las mujeres contribuyo a potenciar a las líderes y a la emergencia de nuevos liderazgos locales, las que han mostrado tener un gran poder de convocatoria y de movilización.

Pero as resistencias masculinas a la participación de la sección persistieron durante toda la vida de la sección. La dirigencia masculina especialmente a nivel de los departamentos opuso resistencia a los intentos de la sección de lograr una mayor participación en las instancias de dirección del gremio, bloqueando el desarrollo y proyección de destacadas líderes.

Femulogo

FEMUPROCAN

 Promovemos el empoderamiento integral de las mujeres productoras del campo, organizadas en cooperativas, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo

 

abajo 1000 673